28 noviembre 2007

Agatha en el Nilo

A lo largo de su prolífica carrera como escritora de novela negra, Agatha Christie se fue ganando el favor de los lectores con sus complicadísismos casos y sus resoluciones absolutamente inesperadas. Alrededor de 80 novelas publicadas y más de dos mil millones de libros vendidos en todo el mundo alavan su talento y su capacidad de 'enganchar' al lector para introducirlo en tramas tan complejas como atractivas. Muerte en el Nilo, del año 1937, confirma una vez más su acertado sobrenombre de Reina del Crimen ofreciendo un caso de asesinato envuelto en una historia de celos y en el marco exótico del misterioso río Nilo. Al igual que en títulos como Asesinato en el Orient Express, el crimen se produce en un ámbito cerrado, en este caso un barco, y el número de posibles asesinos es tan limitado como el número de pasajeros a bordo. Como no podía ser de otra manera, uno de los viajeros es el eficaz detective Hércules Poirot, personaje habitual en las novelas de Christie, que se encarga de dirigir el caso y de dar, en las últimas páginas del libro, los detalles de cómo y quién cometió el crimen.

Pero el secreto del éxito de las novelas de Agatha Christie no sólo recae en la sorprendente solución de los casos, sino en como cada detalle que se describe a lo largo de toda la novela acaba formando un puzzle perfecto que acaba siendo la solución; y es que la autora inglesa se caracterizaba por 'jugar limpio' en sus escritos y no sacarse nada de la manga al final para sorprender al lector, sino que todos los datos que posee el detective también los posee paralelamente el lector, con lo que debería ser posible adivinar el nombre del asesino. A pesar de todo, los crímenes de Agatha Christie son famosos por su imposibilidad de resolver antes de terminar de leer el libro y Muerte en el Nilo no es una excepción.

La obra puede dividirse en dos partes: antes y después del asesinato. En la primera se describe la situación y se van conociendo los diferentes personajes. Cuando se está leyendo puede parecer una parte meramente descriptiva, pero cuando acabas el libro, descubres que cada escena, cada comentario, cada pequeño detalle de esta primera parte es fundamental para entender la solución del crimen. En esta parte se introduce al personaje principal, Linnet Ridgeway, una joven multimillonaria que deslumbra con su belleza por donde quiera que va. Un buen día recibe una llamada de una vieja amiga, Jacqueline de Bellefort, que le confiesa haber encontrado el verdadero amor en un joven campesino llamado Simon Doyle, pero que éste necesita un puesto de trabajo, por ello le pide a Linnet contratarlo como jardinero. Al poco tiempo las cosas han cambiado: Simon rompe con Jacqueline y se casa con Linnet.

Los acontecimientos ocurren durante su luna de miel en un crucero por el Nilo, donde casualmente se encuentran con Jacqueline que intenta hacerles la vida imposible con su presencia. En el mismo barco viaja la sirvienta de Linnet, su asesor financiero, un arqueólogo italiano, un socialista convencido, un italiano y su madre, una anciana aristócrata con su enfermera particular y su sobrina, una escritora fracasada y su hija, un doctor, un coronel y el detective Hércules Poirot. Durante la primera parte del libro Poirot va conociendo a todos los viajeros y se van exponiendo diferentes situaciones más o menos normales hasta que una mañana Linnet Ridgeway aparece asesinada en su camarote.

La segunda parte comienza tras el asesinato y en ella el detective Poirot, con ayuda del coronel Race, inicia una investigación detallada de los hechos. Conforme avanzan las páginas las pistas se sucecen y el caso parece cada vez más complicado: falsas pistas, contradicciones, culpables que tienen una buena coartada... lo que parece irresoluble acaba teniendo una fantástica y sorprendente resolución que se desvela, como en casi todas las novelas de Agatha Christie, en las últimas páginas del libro, manteniendo la tensión en el lector hasta el último momento.

Muerte en el Nilo es una obra maestra de la novela negra de la que se hizo una versión cinematográfica en 1978 de la mano de los mismos productores que años antes habían cosechado un gran éxito con Asesinato en el Orient Express, también basada en la novela de Agatha Christie; pero la película no fue capaz de alcanzar la perfección del libro, en el que la tensión aumenta progresivamente conforme se avanza, de tal manera que al final las páginas no se leen, se devoran.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Sergio, soy Jenny. No sé si es una casualidad o una "casalidad", pero esta misma mañana, no hace ni cinco horas, les hablaba a mis alumnos de esas dos novelas de Ágatha que comentas, aunque les hablé también de "Diez Negritos", por el ambiente opresivo que se respira en esa isla donde los protagonistas se encuentran "atrapados" a merced de un asesino inexorable que va desgranando sus asesinatos al compás y ritmo de una canción infantil. Les hablaba de Miss Marple y de Poirot, con lo cual... Creo que hemos sintonizado a tope. Fantástica tu recomendación. Secundo tu propuesta y me apunto. Besos.

victor_photo dijo...

esta muy cultural y variado tu blog. Te doy mis felicitaciones y ya sabes que yo no te haré mucha competencia, porque me superas con creces en cultura, jeje, saludos. Y con la intriga de leerlo algún día me he quedao...

alba dijo...

Felicidades por tu comentario y por tu blog:) Yo me acabo de leer la que mencionas de "Muerte en el Nilo" y es de las que más me han gustado, aunque me gustó más personalmente "La casa torcida" o "Diez Negritos", porque en "Muerte en el Nilo" ya imaginaba quien era el asesino y no me sorprendió mucho.
También recomendaria:

- Miss Marple y trece problemas ( el primero que leí)
- La venganza de Nofret
- Sangre en la piscina.

Me he aficionado y hasta que no acabe con su obra no pararé, en mi página voy puntuandolos, resumiendo(tanto novelas como relatos) y pongo el que leo en este momento.

Saludos!!